15 minutos que pueden cambiar nuestra vida

cambiar-tu-vida

Las buenas intenciones de inicio del año son como el cava que nos tomamos en esas fechas, mucha efervescencia inicial y luego se pierde la fuerza. Pasados unos días es bueno que con calma y reflexionando  nos planteemos las cosas seriamente. Queda mucho tiempo solo han pasado 10 días de este nuevo año.

 

Tan solo pedimos eso, 15 minutos para que, una vez pasado el furor del arranque del año y sus buenos propósitos, tal vez incluso con alguno ya incumplido, los dediquemos seriamente a reflexionar y a plantearnos que queremos que ocurra este año.

Que no lo hayamos conseguido o que lo hayamos dejado ya, no significa que no seamos capaces de hacerlo. El problema de los objetivos de comienzo de año es que no nos los planteamos seriamente, y seriamente es con lápiz y papel y dedicándole estos 15 minutos a la reflexión.

La otra causa para que fallen es que lo hacemos mal, nos parece que tenemos que tener varios ya que un año nos parece mucho tiempo. Lo mas probable es que nos hayamos marcad 3 o 4.

Ahora en serio. Piensa si quieres comprometerte o no y si quieres hacerlo continua leyendo el post.

¿Sigues? Estupendo entonces vamos a recorrer el camino y vamos a hacerlo en 4 fases:

  1. Ponernos en situación y reflexionar. Para ello recomendamos leer este artículo de Enrique Rojas que nos va a dar pistas para responder a las preguntas que vendrán a continuación. Para leerlo, haz click aquí: http://bit.ly/13EgJOV
  2. Lo primero que tenemos que saber es lo que queremos y lo que no, y para ello debemos contestar a esta pregunta. ¿Estas contento con tu situación actual, personal, laboral…? Para contestarla tendrías que pensar si disfrutas con lo que haces y si necesitas más de lo que tienes. Una buena referencia es el artículo del punto 1. Habrá personas que estén muy insatisfechas con su situación y otras en cambio pensaran que sí, aunque es posible mejorar. Enumera estos puntos en los que crees posible mejorar y que consecuencias crees que te traería si lo consiguieses
  3. La siguiente reflexión es saber cuáles son nuestros temores. Pensemos que es lo peor que nos puede pasar si seguimos como hasta ahora y después en lo que sería peor si diésemos el paso a mejorar. Lo más probable es que las consecuencias sean peores si seguimos como hasta ahora.
  4. Por último, de las cosas que creemos que debemos mejorar, elijamos una, solamente una y desarrollemos un plan para conseguirlo. Este plan debe contener el objetivo, y los hitos con fechas así como el premio si lo consigo. Trabájalo durante 30 días, no te marques como objetivo el año completo. Cuando lo hayas dominado márcate otro.

Fíjate que si lo logras en vez de 4 te podrás marcar muchos más y no tienen por qué ser todos grandiosos. Busca 3 o 4 importantes al año y otros 5 o 6 menores pero que sigan manteniendo en forma tu voluntad. Como dice Enrique Rojas, “La voluntad es más importante que la inteligencia”

2162 comentarios

Los comentarios están desactivados.