¿Pueden la sociedad o la universidad asesinar a la innovación?

Las universidades deberían ser  preparar personas con un espíritu innovador, pero para ello los impartidores tendrían que ser los primeros en este campo. Mientras nuestras aulas sigan con los asientos orientados hacia el profesor en lugar de favorecer el contacto y el intercambio de opiniones, los alumnos seguirán asistiendo a clases magistrales en lugar de investigar y buscar conocimiento.